¿Cómo protegerse de los robos a mano armada?

¿Cómo protegerse de los robos a mano armada?

La inseguridad ciudadana es un problema presente en todo el mundo. Uno de los delitos más comunes y peligrosos es el robo a mano armada. Por eso, en este artículo vamos a enlistar algunas recomendaciones y medidas que podemos tomar para protegernos de esta situación.

1. Conoce el lugar donde te encuentras:
Lo primero que recomendamos es conocer el lugar donde nos encontramos. Esto incluye estar atentos a la actividad en la zona, los horarios de mayor riesgo y tener en cuenta los lugares con mayor incidencia de delitos. Si estamos en una zona que consideramos peligrosa, es preferible evitarla o ser acompañados por alguien de confianza en el caso de no tener la opción de evitarla.

2. Estar atento a nuestras pertenencias:
Otra de las recomendaciones más importantes es estar atentos a nuestras pertenencias, especialmente si se trata de objetos de valor. No es recomendable exhibir nuestras pertenencias de manera provocativa y siempre es importante tenerlas protegidas, valijas cerradas o carteras cruzadas en el pecho, por ejemplo.

3.Tener una actitud confiada:
La confianza en uno mismo es importante al momento de evitar robos a mano armada. Evitemos la inseguridad pues ésta muchas veces es vista por los delincuentes como una oportunidad. Si debemos caminar por lugares y horarios peligrosos, lo mejor es tener una actitud de confianza y seguridad.

4. Estar atento a comportamientos sospechosos:
Es importante estar atentos a comportamientos sospechosos en las personas que nos rodean. Algunos de los signos más conocidos son la presencia de lentes de sol en horas nocturnas, estar demasiado tiempo en un solo lugar sin motivo aparente o esquivar la mirada cuando alguien los observa.

5. No confrontar directamente al ladrón:
Si en el peor de los casos eres víctima de un robo a mano armada, no lo confrontes directamente. Realiza los movimientos que te indica el ladrón, y no contestes sus preguntas con respuestas agresivas o que lo puedan alentar a proceder.

6. Realizar deportes de defensa personal:
Si te estás preocupando por tu seguridad, un deporte de defensa personal puede ser una buena opción, ya que es una forma de prepararte para situaciones de riesgo. Algún deporte como el jiu-jitsu brasileño o el taekwondo te pueden enseñar formas de defensa personal en situaciones de riesgo.

7. Conocer los números de emergencia:
Conocer los números de emergencia de nuestro país es importante, ya que en el caso de afrontar una situación de riesgo, necesitamos hacer una llamada para pedir ayuda. Además, hoy en día es importante tener una app de seguridad en nuestros teléfonos móviles que nos permita ofrecer a familiares y amigos de confianza información sobre nuestra ubicación, en caso de miedo al robo o secuestro.

8. Evitar circular con sumas importantes de dinero:
No es conveniente circular con sumas importantes de dinero a la vista. Si es imprescindible que llevemos efectivo, lo mejor es llevar solamente la cantidad que vamos a necesitar y hacerlo en la ropa, no en una cartera, por ejemplo, ni en lugares visibles en el auto.

9. Verificación de nuestras puertas y ventanas:
Revisar el estado de nuestras puertas y ventanas es muy importante para nuestra seguridad, especialmente antes de salir de casa. Verificar su buen estado nos permitirá saber si es necesaria la substitución o reparación de algunas cerraduras y tener un buen cierre de seguridad en nuestras puertas y ventanas.

10. Instalar sistema de seguridad:
La última opción es instalar un sistema de seguridad. Esta opción puede ser considerada más costosa, pero es una de las mejores opciones de seguridad. Es recomendable instalar sistemas de seguridad en nuestros hogares, negocios y autos. Entre las mejores opciones suelen ser los sistemas de alarmas, el sistema de cámaras, los sensores de movimiento y algunas medidas de seguridad activas.

En definitiva, la seguridad es un tema que debe tener siempre en cuenta, ya que nos permite protegernos a nosotros mismos y a nuestras pertenencias. Tomar precauciones y tener actitudes preventivas nos puede salvar de muchos malos momentos. Si bien, nuestro objetivo no debe ser vivir con miedos, sino tomar medidas preventivas para evitar situaciones inesperadas que limiten nuestra vida diaria.